Gestión de riesgos internos: aquí hay 10 cosas que debe hacer

Gestión de riesgos internos: aquí hay 10 cosas que debe hacer

El riesgo interno se refiere a una amenaza multifacética a la seguridad cibernética que puede surgir de acciones intencionales y no intencionales de personas internas, incluidos empleados, contratistas y socios comerciales. Según un informe del Ponemon Institute, el 55% de los incidentes reportados se atribuyeron a la negligencia de los empleados, con un costo promedio anual de remediación de $7,2 millones. Aunque son menos comunes, los incidentes que involucran a personas internas maliciosas y credenciales robadas son más costosos de abordar, con un costo anual promedio de alrededor de 7 millones de dólares. Las organizaciones deben adoptar un enfoque proactivo para identificar, evaluar y mitigar amenazas potenciales.

Diez cosas que debe hacer para responder a los riesgos internos

Por supuesto, no puedes controlar lo que no puedes ver. Por lo tanto, una de las formas más efectivas de responder a los riesgos internos es monitorear todo acceso a cuentas privilegiadas y datos confidenciales. A continuación se detallan las 10 formas principales de prevenir riesgos internos:

1. Desarrollar una política de seguridad sólida

Establecer una política sólida no se trata solo de cumplir con las regulaciones, sino también de capacitar a los empleados para responder a amenazas potenciales. Un enfoque eficaz para desarrollar una política de seguridad es cumplir con la norma ISO 27001. Este marco proporciona una guía para que las organizaciones creen una política de seguridad personalizada que aborde sus necesidades específicas y su perfil de riesgo. Una buena política de seguridad debe ser clara, concisa y accesible para todos los empleados, describiendo requisitos específicos como la longitud de la contraseña, la composición de los caracteres y la frecuencia de cambio. Para seguir siendo eficaz, la política debe revisarse, actualizarse periódicamente y comunicarse para abordar las amenazas emergentes y las nuevas tecnologías.

2. Descubra y clasifique datos confidenciales

Para protegerse contra amenazas internas, es fundamental establecer un inventario de datos estructurados y no estructurados. Esto proporcionará una comprensión clara de sus datos, lo que le permitirá priorizar los datos más valiosos. Hacerlo le brindará visibilidad de los datos con los que está trabajando y le permitirá implementar controles de acceso precisos, limitando la exposición de información confidencial. Además, un inventario completo ayuda en los esfuerzos de cumplimiento, ayudándolo a alinearse con regulaciones como HIPAA, GDPR, CCPA y más.

3. Supervisar la actividad del usuario

Monitorear la actividad de los usuarios ayuda a detectar actividades sospechosas al establecer líneas de base de comportamiento para todos los usuarios dentro de su organización. Esto implica recopilar datos sobre tiempos de inicio de sesión típicos, dispositivos utilizados, ubicaciones y aplicaciones a las que se accede regularmente. Luego, el sistema monitorea continuamente la actividad del usuario y resalta cualquier desviación que pueda indicar intenciones maliciosas o actividades no autorizadas, como tiempos de inicio de sesión inusuales, acceso a sistemas desconocidos o transferencias de datos atípicas. Luego, esas anomalías se alertan a los equipos de seguridad para que las investiguen más a fondo, lo que permite detectar y responder rápidamente a las amenazas potenciales.

4. Cifrar datos y utilizar autenticación multifactor

La autenticación tradicional de nombre de usuario y contraseña ya no es suficiente para garantizar la seguridad y la integridad de la información confidencial. Aquí es donde entra en juego la autenticación de dos factores (2FA). 2FA agrega una capa adicional de seguridad al requerir que los usuarios proporcionen dos formas de identificación antes de otorgar acceso a un sistema o recurso. Por ejemplo, usar 2FA para iniciar sesión en cuentas de trabajo requiere una contraseña y un código de un solo uso enviado a un dispositivo móvil, lo que proporciona una capa adicional de seguridad. De manera similar, exigir 2FA para acceder a sistemas críticos o datos confidenciales, como una huella digital o un token de seguridad, garantiza que solo las personas autorizadas puedan acceder a la información.

5. Implementación del modelo de confianza cero

El enfoque de seguridad Zero Trust establece que todas las entidades, incluidas las internas, deben ser tratadas como amenazas potenciales. Esto significa que la confianza no se da por sentada, sino que debe ganarse y verificarse continuamente. Para lograr esto, es esencial validar periódicamente las identidades y sus privilegios asociados para que podamos limitar el acceso a recursos confidenciales a lo necesario, reduciendo así el riesgo de amenazas internas, minimizando y asegurando nuestro perímetro.

6. Realice periódicamente una formación sobre concienciación en materia de seguridad

Al ofrecer sesiones de capacitación interesantes y recordatorios con los que los empleados puedan interactuar fácilmente, es más probable que tomen medidas. Es fundamental crear conciencia sobre qué datos se consideran confidenciales, cómo pueden explotarse y el papel vital que desempeña cada miembro del equipo para protegerlos. Mantenga las sesiones de capacitación concisas y entretenidas, enfocándose en transmitir la mayor cantidad de información posible en el menor tiempo.

7. Utilice herramientas de colaboración segura

En el lugar de trabajo moderno, la colaboración eficaz es fundamental para el éxito, pero también introduce una amenaza a la seguridad de los datos confidenciales. Para mitigar estos riesgos, las organizaciones deben tomar decisiones informadas sobre las herramientas de colaboración y comunicación que utilizan sus empleados. Estas herramientas deben incorporar características de seguridad sólidas, incluido el cifrado para proteger los datos contra el acceso no autorizado y la filtración, y controles de acceso para limitar quién puede ver, editar o acceder a información confidencial.

8. Instale la solución de detección de terminales

Los puntos finales, como computadoras, portátiles y dispositivos móviles que se conectan a la red de una organización, son puntos de entrada críticos para las amenazas internas. Estos puntos finales son donde los empleados interactúan con datos y sistemas confidenciales, lo que los convierte en objetivos principales para personas internas que buscan acceder, robar o manipular información confidencial. Proteger los puntos finales es fundamental, ya que suelen ser la primera línea de defensa contra amenazas internas. Las sólidas soluciones de detección de terminales, como las soluciones DLP (Prevención de pérdida de datos), monitorean continuamente los terminales en busca de comportamientos inusuales, incluidos intentos de acceso no autorizados, modificaciones de archivos y transferencias de datos. Cuando se detectan anomalías, estas soluciones activan alertas y respuestas, incluido el aislamiento del punto final, el bloqueo de procesos maliciosos y alertar a los equipos de seguridad para que tomen medidas rápidas.

9. Fortalezca sus procesos de incorporación y baja

Para protegerse contra amenazas internas, es esencial adoptar un enfoque vigilante a la hora de contratar e incorporar empleados. Esto comienza con una verificación exhaustiva de los antecedentes de los nuevos empleados, garantizando que sean dignos de confianza y estén informados sobre las políticas de seguridad de datos de la organización. Del mismo modo, cuando los empleados se van, un proceso de incorporación seguro es fundamental para revocar rápidamente los derechos de acceso y evitar que se vayan con datos confidenciales. Además, debe monitorear las actividades de los empleados que se sospecha que representan un riesgo para la seguridad, evaluar su acceso a los datos y limitarlo a lo necesario para su función.

10. Implementar software de prevención de pérdida de datos

Al integrar una solución avanzada de prevención de pérdida de datos (DLP), puede proteger sus datos contra una multitud de amenazas, incluidos riesgos internos, a través de un enfoque integral que cubre la protección de datos, los controles de acceso y el monitoreo en tiempo real. Este software funciona perfectamente en segundo plano, minimizando la interrupción del flujo de trabajo y garantizando que la productividad de los empleados no se vea comprometida. Además, puede personalizar las políticas de seguridad para satisfacer las necesidades únicas de su organización, incluido el bloqueo de operaciones de archivos específicos, la captura de datos, el control de dominios de correo electrónico, la restricción del uso de dispositivos externos y la carga de datos para evitar el acceso no autorizado a la nube.

Conclusión

Los insiders representan un riesgo significativo para los datos, los sistemas y la reputación de la organización. Los iniciados, incluidos empleados, contratistas y socios, pueden causar daños de forma intencionada o no, ya sea mediante actos maliciosos como robo de datos, sabotaje o espionaje, o mediante eventos accidentales como credenciales comprometidas o intercambio de datos no autorizado. Las consecuencias de las amenazas internas pueden ser devastadoras, ya que los datos robados pueden comercializarse en la web oscura o venderse directamente a los competidores, causando daños irreparables a la reputación y la ventaja competitiva de una organización. Por lo tanto, es fundamental que las organizaciones reconozcan los riesgos potenciales y tomen medidas proactivas para mitigar las amenazas internas, garantizando la confidencialidad, integridad y disponibilidad de sus datos sensibles.

Imagen de Scott Rodgerson en Unsplash


Para leer más artículos relacionados pincha aquí.
#Gestión #riesgos #internos #aquí #hay #cosas #debe #hacer

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *