Deja de intentar inventar el próximo Facebook o Amazon

Deja de intentar inventar el próximo Facebook o Amazon

La historia del fundador de Zoom, Eric S. Yuan, es una fábula empresarial que demuestra que incluso los mercados más concurridos nunca están realmente llenos.

Antes de lanzar su conferencia y colaboración en línea producto, Yuan de Zoom dirigió ingeniería para Cisco WebEx. Amplió el equipo de WebEx de 10 ingenieros a 800 y aumentó los ingresos de €0 a más de €800 millones anuales.

Yuan fue el corazón de WebEx desde 1997 hasta 2011, pero no estaba contento. El producto no era lo suficientemente bueno. Yuan (y muchos clientes) pensaron que era lento, las transmisiones multimedia a menudo eran inestables y carecía de funciones modernas para dispositivos móviles.

Durante años, Yuan hizo campaña con los ejecutivos de Cisco para que le permitieran rediseñar WebEx y crear videoconferencias en la nube, pero el producto existente seguía generando ingresos importantes.

Sus jefes no vieron ninguna razón para arriesgarse a reiniciar. Entonces, Yuan se fue en 2011 para construir Zoom.

“Cisco cometió un error”, dijo recientemente le dije a forbes revista. “Tres años después de que me fui, se dieron cuenta de que lo que dije era correcto”.

¿Fue él alguna vez?

Los ingresos anuales de Zoom actualmente rondan los €331 millones.

El producto tiene más de 50 000 clientes corporativos, incluidos Uber, Walmart, Slack, Ticketmaster y Nasdaq, además de innumerables particulares y pequeñas empresas.

Y acciones de Zoom aumentó casi un 30% en el mes posterior a su salida a bolsa a mediados de abril.

Yuan sabía que su nuevo producto competiría cara a cara con Google (Hangouts), Microsoft (Skype) y Cisco, por supuesto, pero no se inmutó. Sabía que la innovación y la excelencia pueden derrotar incluso a los mayores competidores.

Estoy constantemente inspirado por la historia de Yuan.

Lancé JotForm en 2006, basado en la idea de que todos deberían poder crear formularios simples que aumenten su productividad.

Al igual que Yuan, pensé que había una mejor manera de trabajar. Y a medida que creamos un producto que ahora sirve a 4,9 millones de personas, comenzó a surgir una competencia seria.

En 2008, incluso Google subió al ruedo. Muchos de mis amigos y colegas dijeron que habíamos terminado. Después de todo, ¿quién podría competir contra el último Goliat de Silicon Valley?

Honestamente, estaba devastado. Había dejado mi trabajo estable para perseguir esta idea y no estaba seguro de qué hacer a continuación.

Pero seguimos trabajando y sucedió algo extraño. Continuamos creciendo. Seguimos innovando y mejorando el producto, y nuestros clientes se quedaron con nosotros. Incluso nos ayudaron a mejorar.

Nos mantuvimos enfocados en una cosa, las formas, mientras que muchos de los competidores perseguían cada nuevo objeto brillante que aparecía en el horizonte.

Finalmente, aprendí una lección importante:

No tienes que matarte tratando de inventar el próximo Facebook. No tienes que interrumpir una industria para tener éxito. Todavía puede crear un valor significativo en las categorías que la mayoría descarta como terminadas.

He aprendido que encontrarse en un mercado bien definido donde los gigantes tecnológicos entran al ring no es una excusa para abandonar la batalla. Me alegro de que nunca nos diéramos por vencidos.

Centrándonos en el cliente, no en la competencia, nos trajo 1 millón de nuevos usuarios solo el año pasado y seguimos aumentando más de 50 000 usuarios cada mes, todo ello sin un solo centavo de financiación externa. Estamos 100% preparados.

Estos son mis aprendizajes clave del crecimiento de JotForm junto a Google y otros competidores que anuncian una ronda de inversión tras otra:

1. A la tecnología no le importa si estás cómodo

Cada vez que una nueva tecnología se mueve más allá de los límites, tiene la oportunidad de mejorar su producto, y si no aprovecha el momento, alguien más lo hará.

Piense en cómo Kodak no logró adoptar la fotografía digital (y se declaró en bancarrota en 2012), o cómo Xerox permaneció obsesionado con las fotocopiadoras, incluso cuando los archivos digitales se estaban convirtiendo en algo común. Cuando estas empresas intentaron seguirles el juego, ya era demasiado tarde para ponerse al día. Hacer algo grandioso es solo el comienzo. Tienes que seguir haciéndolo mejor si quieres seguir siendo relevante.

Una empresa de productos que no se reinventa continuamente acabará con el producto.

En JotForm, investigamos constantemente nuestras debilidades y reinventamos nuestro producto. No cambiamos de carril, pero creemos en estirarnos tanto como sea posible.

¿La innovación es esencial para el éxito? A la tecnología realmente no le importa si te sientes cómodo.

2. Los nuevos productos tienen poca visibilidad

Crear un nuevo producto es como conducir de noche. Solo puedes ver hasta donde llegan tus faros.

Pero una vez que se suman más usuarios y el producto comienza a crecer, el horizonte se abre. Comienza a descubrir lo que falta y puede redirigir según sea necesario.

En unos días publicaremos nuestra nueva aplicación móvil. Comenzamos a trabajar en él hace más de un año, después de que un usuario mencionara que necesitaba completar formularios sin conexión y luego sincronizar los datos cuando regresara a la oficina.

Cuando comenzamos a crear y probar la aplicación, nos dimos cuenta de que nos faltaban algunos campos de formulario clave. Agregamos funciones que permiten a los usuarios tomar una foto, dibujar en una imagen, usar la geolocalización, grabar una voz y escanear códigos QR y de barras. También agregamos un modo de quiosco que bloquea todas las funciones del dispositivo que no sean el formulario, brindamos a los usuarios la capacidad de asignar y compartir formularios, y más.

Los usuarios y clientes le dirán lo que quieren, lo que les gusta y lo que no quieren, pero lleva tiempo implementar esta retroalimentación.

Impulsar la innovación le brinda el tiempo de espera que necesita para mantenerse a la vanguardia.

3. La complacencia mata el impulso

Un equipo que se mantiene en movimiento no solo logrará sus objetivos, sino que también descubrirá nuevas oportunidades.

Si su producto es estático y simplemente está arreglando errores a medida que aparecen, no puede imaginar lo que es posible. No estás explorando. No estás estirando los límites.

En 1983, James Dyson creó la primera aspiradora sin bolsa. La invención fue un cambio de juego, por lo que Dyson podría haberse sentado, contado su dinero y actualizado gradualmente las partes externas para que coincidan con las tendencias de color y diseño.

Pero construyó una empresa multimillonaria que tiene la innovación en su ADN. En la actualidad, Dyson fabrica de todo, desde secadores de cabello hasta iluminación, y la organización establece constantemente nuevos objetivos ambientales y sociales.

4. Construir un producto también significa construir un equipo

Un equipo que no reinventa sus productos no puede liderar una industria. Los empleados no entenderán lo que está sucediendo en su mercado y no serán desafiados ni comprometidos. Eventualmente, las buenas personas dejarán su organización.

Los mejores equipos de productos están ansiosos por resolver problemas. Es el combustible que impulsa su trabajo y estimula su creatividad.

Sin embargo, incluso las empresas más grandes no tienen recursos ilimitados. Es por eso que es esencial mantener a sus jugadores estrella enfocados en solo unos pocos productos clave, e idealmente, solo uno.

En JotForm, podemos competir con perros grandes como Google porque tenemos un enfoque singular. Nuestros 140 empleados están dedicados a una sola cosa, mientras que Google Forms es solo una pequeña gota en un enorme océano corporativo.

Cómo hornear la innovación en su organización

La innovación exige intención. Es muy fácil quedar atrapado en los ciclos diarios de hacer crecer un negocio y mantener en funcionamiento incluso un producto sólido.

En muchos sentidos, puedo ver cómo los líderes de WebEx tenían miedo de sacudir el barco. Dudar en meterse con algo bueno es simplemente la naturaleza humana.

El cambio, sin embargo, es inevitable. Es esencial seguir avanzando, o tendrá dificultades para ponerse al día.

Aquí hay cuatro maneras de asegurarse de que está construyendo una cultura de innovación.

1. Establecer estrategias a largo plazo

Una estrategia es un faro que guía tus decisiones y prioridades. Cada año, establezco una nueva estrategia para la empresa. Claro, todavía manejamos las tareas diarias de brindar soporte a los clientes y realizar pequeñas mejoras en los productos, pero también nos enfocamos en un desafío específico. Por ejemplo, en 2017 reinventamos nuestro creador de formularios. En 2018, reinventamos las formas mismas. Y en 2019, estamos reinventando los formularios móviles con nuestra nueva aplicación.

2. Asigne proyectos abiertos

Si bien las estrategias ofrecen orientación, también pueden resultar abrumadoras. Ahí es donde ayuda comenzar con una pregunta. Por ejemplo, les preguntamos a nuestros equipos, «¿cómo podemos crear un mejor producto móvil?» Eso es.

Sabíamos que funcionaría sin conexión e incluiría algunas funciones de escritorio existentes, pero ahí terminaron las limitaciones.

A medida que nuestros equipos abordaron esta pregunta, recopilaron comentarios de los clientes, realizaron entrevistas con los usuarios y, lo que es más importante, mantuvieron la mente abierta.

Abordar una estrategia importante significa aprender… y admitir cuando se está perdido. Ahí es cuando ayuda mirar otros mercados e industrias paralelas. Examinar productos desconocidos. Eventualmente, encontrarás tu camino de nuevo.

3. No fijes plazos

Nuestra obsesión cultural con la productividad a menudo genera pánico y estrés innecesarios. Nos preocupa que si no fijamos una fecha de lanzamiento, no pasará nada. En mi experiencia, sin embargo, eso no es cierto.

Una vez que asignamos equipos de productos para abordar un gran proyecto abierto, todavía tenemos registros.

Nuestros días de demostración semanales son una oportunidad para ver funciones de trabajo en progreso y recopilar comentarios de otros equipos. Estas sesiones mantienen nuestro impulso. Sin embargo, los equipos todavía tienen tiempo para profundizar e innovar. Incluso tienen tiempo para aburrirse, que es cuando realmente el cerebro empieza a generar nuevas posibilidades.

Nos aseguramos de que el producto tenga tiempo de evolucionar sin prisas. Solo cuando se ve hermoso, se prueba bien y funciona sin problemas, establecemos una fecha de lanzamiento.

4. Proporcionar libertad real

La innovación significa permitir que las personas se abran camino a través del bosque. En última instancia, tienes que estar allí, construyendo y luchando para hacer descubrimientos valiosos.

Y aunque los objetivos y las optimizaciones tienen su lugar, nadie crea el primer iPhone o una aspiradora sin bolsa o un mejor producto para conferencias empujando la aguja solo un poco.

La libertad también fomenta la creatividad, así que confíe en sus equipos. Deles el espacio, las herramientas y la responsabilidad de colaborar y pensar de forma provocativa.

Recuerde que el éxito proviene de la innovación constante e implacable, incluso en un mercado bien definido.

#Deja #intentar #inventar #próximo #Facebook #Amazon

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *